domingo, febrero 27, 2011

La crisis de los bares y de los aseos públicos

Cuando hay crisis económica, la gente fija sus prioridades y ahorra donde menos le duele. Hay que seguir pagando la hipoteca. Hay que seguir usando el coche, aunque menos, porque el precio de la gasolina se dispara. La gente se lleva la comida de casa a la oficina en lugar de ir a comer un menú del día en un bar. Si los bares bajan el precio del menú de 11 a 8 euros o menos, surge la duda “¿Qué calidad de comida me puede dar un bar a este precio? ¿Se soluciona el problema alargando el horario nocturno como lo piden los pubs en Bilbao? Y hay parados que lo que primero en lo que piensan para solucionar su situación económica es montar un bar.

Tengo mis dudas. Mal panorama tiene el sector de la hostelería en España, en particular los bares y restaurantes. En Bilbao y en otras capitales. En la sección “Ciudadanos” de El Correo de hoy 27 de Febrero aparece un titular enorme bajo la bola reflectante que echa luces en una discoteca: La noche de Bilbao, cada vez más negra. Subraya que “más de 50000 familias vizcaínas viven de la hostelería”. Una barbaridad. Si suponemos , siendo conservador, que una familia está compuesta de tres personas, lo que serían 150.000 personas, y sabiendo que en Vizcaya hay poco más de 1,150.000 habitantes, por pura aritmética sale que más del 10 % de la población de Vizcaya vive de la hostelería.




Sigo leyendo en El Correo que Bilbao cuenta en la actualidad con más de 2.000 locales de ocio, y según Eduardo Maiz, el concejal de Seguridad Ciudadana de Bilbao, se trata de un volumen «bastante importante y desperdigado». Más, leo en el periódico digital Deia que, según datos del Observatorio Socioeconómico de Lan Ekintza en Bilbao, la actividad de hostelería cuenta con más de 3.241 licencias en vigor a diciembre de 2009, lo que representa el 8,5 por ciento sobre el total de las actividades (8,3% excluidos los servicios de hospedaje) del municipio en el que trabajan un total de 9.579 personas, esto es, el 5,6 por ciento sobre el total del empleo en Bilbao. Si tenemos en cuenta que Bilbao tiene algo más que 350.000 habitantes y aplicamos la aritmética elemental, vemos que Bilbao cuenta con aproximadamente con un establecimiento de hostelería por cada 100 habitantes.


Haciendo comparaciones. En algún otro sitio he leído que en el área metropolitana de Londres, “Greater London”, hay del orden de 7000 pubs, por casi 8 millones de habitantes, o sea un pub para cada 1100 habitantes. Un factor de 10 comparado a Bilbao. Y leí también que a finales de 2010 se estaban cerrando unos 6 pubs a la semana en Londres. ¿Cuántos tendrán que cerrar en Bilbao y en otras ciudades? Si lo medimos en términos demográficos tomando como referencia los bares, podríamos concluir que en Londres sobran habitantes y en Bilbao faltan. Quizás sea una solución que emigren los londinenses y se instalen en Bilbao para poblar los bares de aquí. Ya sabemos que a los hooligans les gusta la cerveza.



Sobran bares y pubs pero faltan aseos públicos. Quizás faltan aseos públicos porque sobran aseos en los bares. Si los jóvenes no tienen dinero para ir al bar y beben del botellón en la calle, entonces, ¿Dónde hacen sus necesidades? A falta de urinarios, ¿Habrá que instalar sprays desodorantes en las calles de Bilbao?

O ¿Aumentar los aseos públicos? Esta reflexión ya se ha hecho el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, quien dijo a Europa Press que probablemente sea necesario un incremento en el número de aseos públicos repartidos por la ciudad. En el artículo se dice que Madrid cuenta con una de las proporciones más bajas de aseos públicos de las capitales europeas. Y se citaba un artículo de El País que afirmaba que “en la capital hay 37 aseos públicos, según el propio Ayuntamiento, uno por cada 88.000 habitantes, una cifra que contrasta con los 223 de Estocolmo o los 400 de París.” Existe una relación inversa bares/aseos públicos entre las ciudades europeas y las españolas.

Ruiz-Gallardón matizaba esto diciendo “que no se pueden comparar unas ciudades con otras ya que las realidades son distintas, y no sólo en lo referido a las dimensiones y al número de población. En este punto, subrayó que el número de establecimientos de hostelería en Madrid es superior al de otras grandes urbes europeas y sumó a esto que los "usos y costumbres son también diferentes"… Y dijo "No quiero decir que proponga que se utilicen los establecimientos de hostelería como baños públicos pero sí es cierto que el mayor consumo de los baños públicos en otras ciudades se realiza porque la gente no tiene los hábitos de permanencia en los locales de hostelería, a diferencia de lo que ocurre en Madrid”. Pero estas costumbres cambian por necesidad.

Quizás, para resistir a la crisis, los bares deberían cobrar a sus clientes por el uso de sus aseos… O las instituciones podrían subvencionar los aseos de los bares para que sean gratis, por ahorrarse la construcción y el mantenimiento de aseos públicos, que en la mayoría de las ciudades europeas no son gratis. En los centros comerciales de Vizcaya hay aseos privados muy modernos, y son gratis, por lo menos de momento.

Habrá que planificar mejor las “necesidades”, las económicas y las naturales.

1 comentario:

  1. Anónimo12:51 p. m.

    Gracias.

    Ahora hay cuartos de baño en los que si uno camina o mueve un brazo (p.e.) la luz se enciende automáticamente si estaba apagada. En estos casos no suele haber problema.

    Pero seguro que a más de uno le habrá pasado estar haciendo sus necesidades (especialmente aguas mayores -defencando-) en el inodoro de un bar, restaurante o similar y quedarse sin luz por haberse apagado, estando el interruptor fuera del alcance de la mano estando sentado en el "trono". En estos casos en los que no hay sensor de movimiento debería haber un interruptor junto al WC. A una mala dentro del cuarto privado donde se encuentra, sin tenerse que salir a la parte principal del aseo para encender la iluminación eléctrica, pues a veces uno no está en las mejores condiciones para ello.

    ResponderEliminar

Ser, Saber, Sentir