jueves, enero 30, 2014

Gandhi – Su vida era el mensaje


Hoy 30 de enero es el 66 aniversario de la muerte de Mohandas Karamchand Gandhi, más conocido por Mahatma Gandhi. El nombre honorífico Mahatma, que significa “alma grande”, se lo dio el gran poeta y filósofo indio Tagore. Procedía de una familia sencilla que vivía en una pequeña ciudad, Porbandar, a la costa en el oeste de la India.



Por la ocasión he desempolvado un libro en mi biblioteca, de tan solo 63 páginas, pero con una densidad de contenido mayor que muchas biografías que ocupan diez veces más páginas. Su título es el mismo que el de este post, pero en inglés: “Gandhi – His Life was the Message” (*). Lo escribió Donn Byrne, un escritor poco conocido  que murió en septiembre de 2011, y que más que escritor era un profesor o maestro (escribió manuales para maestros y profesores), dicen que brillante, que enseñaba inglés oral en una variedad de países de Europa, América, África y Asia, y en particular en la India.

En la contraportada del libro se lee: “Su familia era gente sencilla. Pero cuando Gandhi murió en 1948, se había convertido en ‘el padre de la nación’ y la población de India y de todo el mundo se entristeció.
El libro contesta a las preguntas “¿Cómo llegó Gandhi a ser tan famoso? ¿Qué poder especial tenía? ¿Era un santo o un político?” Y cuenta “la historia de un hombre cuyas ideas siguen siendo valoradas y discutidas en todas partes hoy mismo.” Y tanto. Por ejemplo, la Asociación “Gesto por la Paz” organizó cada año en el aniversario de la muerte de Gandhi una gran manifestación silenciosa en Bilbao contra el terrorismo de ETA. Hasta que recientemente se disolvió la asociación después de que ETA decidió dejar “la lucha armada”.
El libro empieza con el final, “El último día de Gandhi”. Al mediodía Gandhi había tomado un lunch ligero de vegetales, algo de fruta y algo de leche y después había hecho una siesta. El capítulo cuenta lo que pasó después, como si estuviésemos allí, con Gandhi. Era en camino hacía una reunión de oración, acompañado por sus nietas que le ayudaban a andar. Había una muchedumbre aclamándole en la calle, pero el escenario cambió de golpe. “De pronto un hombre joven salió de la muchedumbre, unió ambas manos para saludar según la costumbre india. Gandhi le sonrió cuando le vio. Entonces el joven sacó una pistola de debajo de su vestimento. Apuntaba le pistola a Gandhi y disparaba tres veces. Estaba muy cerca de Gandhi y le alcanzó cada vez. ‘¡He Rama!’ gritó Gandhi. ‘¡O Dios!’ Gandhi cayó al suelo. Unos minutos más tarde había muerto.” Así termina el capítulo.
El siguiente capítulo habla del ejemplo de su madre, Putlibai, creyente convencida de la religión hindú. Gandhi mismo había escrito un libro sobre ella y contaba que un año en la época del monzón, una fuerte borrasca que se desplaza cada año sobre la tierra acompañada de fuertes lluvias, a veces demasiadas, causando la inundación de los campos. Putlibai dijo a su numerosa familia que los días que no brillaba el sol, no comería y que antes de tomar cualquier alimento quería ver el sol.
El tercer capítulo cuenta la juventud de Gandhi. En realidad Gandhi tuvo una niñez muy corta, ya que se casó a los trece años con una mujer llamada Kasturba, también niña. Era la costumbre en la India. Aunque a Gandhi le gustó inicialmente, más tarde creyó que era una mala costumbre.
En siguientes capítulos se cuenta la estancia de Gandhi en Londres, desde septiembre de 1888, para estudiar derecho (no gustó a su madre que fuese a Inglaterra); su retorno a la India en 1891; su viaje y estancia en Suráfrica durante 21 años para ayudar y defender a los indios que eran tratados de forma igual que los negros; su vuelta la India en 1915; su desencuentro con los británicos después de que hombres indios habían estado combatiendo juntos con ellos en la Iª Guerra Mundial 1914-1918 sin ningún reconocimiento, por lo que Gandhi empezó su lucha pacífica contra la ocupación de su país por Gran Bretaña, incluyendo el boicot de importaciones inglesas, p.ej. la sal. Etc.
En 1939 se desencadeno la 2ª Guerra Mundial y de nuevo Gran Bretaña requería la ayuda de los indios, pero fue el inicio decisivo de la lucha de los indios contra los británicos.
La lucha pacífica de Gandhi consistía en huelgas de hambre y en promover la desobediencia civil, lo cual le ha costado en total más de 6 años de prisión, en varias ocasiones, en la India y en Suráfrica. Su razonamiento era siempre el mismo: que si los indios siguieran sus directrices, no cabrían todos en las prisiones. A medida que los días en prisión aumentaban y que la salud de Gandhi empeoraba, la resistencia de los indios aumentaba, hasta que las autoridades temían lo peor: la reacción de los indios si Gandhi muriese en la prisión. En 1944 Gandhi se puso tan enfermo en prisión que lo liberaron, y después nunca más ha vuelto a ser preso.
Al final de la Guerra Mundial, en 1945, Inglaterra ofreció por fin la independencia a la India, pero las luchas sangrientas internas entre hindús y musulmanes dejaron el país dividido, lo cual dolía mucho a Gandhi que quería que viviesen pacíficamente juntos.
El 15 de Agosto de 1947 la India obtuvo por fin la independencia pero quedó dividida en dos países: La India donde viven los hindúes y el Paquistán donde viven los musulmanes. Cientos de miles de personas habían muerto y millones de personas habían tenido que trasladarse a otro país por motivos de la religión.
Gandhi sabía que algunos hindúes le odiaban y querían matarle por haber ayudado también a los musulmanes, pero él no quería protección policial. “¡Que me maten!” dijo. “Quizás mi muerte les enseñará algo…”
Donn Byrne termina su libro diciendo que Gandhi usaba las armas de un santo: el ayuno y la no violencia, y concluye “¡Quizás pues Gandhi era un político que intentaba ser un santo… o un santo que quería ser un político!”
Cuenta el autor que algún hombre famoso (no da su nombre) pedía a Gandhi un mensaje especial. “No tengo nada especial que decirle”, le contestó Gandhi, “pero puede estudiar mi vida… Mi vida es mi mensaje”. 

(*) Editado  por Longman Group Limited por primera vez en 1983 y con muchas reimpresiones en años posteriores. Se sigue vendiendo en muchas librerías online. La edición que tengo es la cuarta, de 1986. La foto de Gandhi en la cubierta es de Popperfoto.

1 comentario:

  1. Anónimo7:53 p. m.

    muchas gracias... tenia que hacer un trabajo sobre este libro y no tenia tiempo... me salvaste la vida.

    ResponderEliminar

Ser, Saber, Sentir